Menu

twitter2facebook2googleplus2youtube2

Primer vuelo español con biocombustible

Iberia y Repsol llevaron a cabo en octubre de 2011 el primer vuelo español propulsado por biocombustible. La ruta seleccionada para realizarlo fue el Puente Aéreo y el avión, un Airbus A320 de Iberia, que recorrió con éxito el trayecto entre Madrid y Barcelona. Durante el vuelo se consumieron unos 2.600 kilos de una mezcla de biocombustible de camelina y carburante JET A-1 convencional, que permitieron un ahorro de cerca de 1.500 kilos de emisiones de CO2.

El biocombustible de segunda generación utilizado en la prueba, es una mezcla realizada por ASA con Bioqueroseno Parafínico Sintetizado producido por Honeywell-UOP y evaluado y acreditado por Repsol en su Centro de Tecnología, que permite un ahorro de emisiones de gases de efecto invernadero cercano al 20%. Tiene las mismas características que el carburante Jet A-1 que se usa habitualmente en aviación y contiene un 25% de biocarburante de camelina, una planta oleaginosa no comestible que no requiere condiciones ambientales específicas y puede cultivarse en España.

Iberia se ocupó de la planificación de los aspectos operativos del vuelo (avión, tripulación, programación, etc.) y, para la asistencia en tierra de este avión en Barajas, utilizó un coche eléctrico modelo iON de Peugeot. La compañía realizó pruebas con distintos tipos de estos vehículos para ver cuál se adapta mejor a las condiciones atmosféricas del aeropuerto.

En este vuelo con biocombustible Iberia aportó, además, los medios técnicos y de personal necesarios en el mantenimiento, incluidas sus instalaciones en La Muñoza, próximas al aeropuerto de Barajas, donde se realizó la carga del biocombustible. La aerolínea española también monitorizó permanentemente con Airbus y este, a su vez, con los fabricantes de motores, la certificación técnica y operativa de este biocombustible para su uso en aviación comercial.

Repsol se encargó de la obtención, distribución y logística del combustible, cuya formulación fue evaluada y acreditada por los investigadores del Centro de Tecnología Repsol, que lo sometieron a distintos ensayos de alto rendimiento. La compañía tiene una larga trayectoria y gran experiencia en la investigación, desarrollo y comercialización de biocombustibles y a través de su Centro de Tecnología, uno de los más avanzados de Europa, promueve e impulsa distintas investigaciones en este ámbito.

Esta operación se enmarcó en el proyecto piloto Vuelo Verde, pionero en el sector aéreo de nuestro país, y que nació en febrero de 2011 con el objetivo de avanzar en la utilización de biocombustibles en la aviación. Este vuelo con biocombustible forma parte también del Plan estratégico de medio ambiente de Iberia que, entre otras iniciativas, incluye la participación de la compañía en diversos proyectos contra el cambio climático.

El presidente de Iberia, Antonio Vázquez, que asistió al primer vuelo español con biocombustible, afirmó: “para Iberia es un orgullo poder aportar a este proyecto nuestra experiencia como compañía aérea y como empresa de mantenimiento de aviones. La lucha contra el cambio climático es uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta nuestro sector, y los biocombustibles son fundamentales para reducir nuestra dependencia energética del petróleo, ganar en competitividad, y alcanzar los ambiciosos objetivos de reducción de CO2 que se ha fijado la industria aérea”. Iberia ha formado parte del Dow Jones de Sostenibilidad entre 2007 y 2011 y, en los últimos tres años, ha obtenido la mejor puntuación de su sector en la dimensión medioambiental que analiza este índice.

Para Pedro Fernández Frial, director general de Downstream de Repsol, este primer vuelo español con biocombustible “supone un paso más en el compromiso de Repsol con la movilidad sostenible, impulsando el desarrollo de biocarburantes de segunda generación”. Añadió que “Desde la Unidad de Nuevas Energías, Repsol contribuye a la visión de un futuro de la energía más diversificado y sostenible”. El Plan de Sostenibilidad de la compañía, ha recibido diversos reconocimientos, entre los que cabe destacar la edición 2011 de los prestigiosos índices de sostenibilidad Dow Jones, que califica a Repsol como la petrolera más transparente y sostenible del mundo, con la máxima puntuación posible en transparencia, estrategia frente al cambio climático, y refino y combustibles limpios entre otras de las múltiples actuaciones analizadas.

Tras el éxito de la prueba, ambas compañías analizan cómo continuar desarrollando iniciativas conjuntas que les permitan avanzar en la investigación, desarrollo y utilización de biocombustibles en la aviación comercial.

FUENTE:
Repsol
Foto: Repsol

volver arriba

FUNDACIÓN FRAX

Datos de Contacto

Teléfono: (+34) 96 686 40 40
Fax: (+34) 96 686 42 42
Paseo de las estrellas 3,
Albir · L’Alfàs del Pi
(Alicante, España)
turismo@fundacionfrax.org