Menu

twitter2facebook2googleplus2youtube2

Viajes Marsans, primera agencia de viajes de España

Viajes Marsans fue la primera agencia de viajes que obtuvo licencia para funcionar en España, en el año 1910.

Origen ligado a la banca
Una historia que comenzó a escribirse en 1910 en los números 2 y 4 de la Rambla de Canaletas (Barcelona). En esa dirección, estaba situada la sede de la Banca Marsans, el negocio familiar que José Marsans y Rof fundó en 1892, dedicado a las operaciones bursátiles, el cambio de divisas y la negociación de cupones y transferencias, que pasó a ser J. Marsans Rof e Hijos, con la llegada de la nueva generación en 1902.

Hasta entonces, el turismo había pasado completamente desapercibido para los empresarios españoles, pero la apertura del Hotel Ritz de Madrid ese mismo año y el creciente flujo de viajeros en Europa llevó a la entidad bancaria a apostar por este nuevo nicho de negocio, con la creación de una nueva división: Viajes Marsansrof, dedicada fundamentalmente al turismo receptivo.

Los cheques de viaje
Pionera en el negocio, en 1912, Viajes Marsans introdujo un nuevo sistema de pagos que supuso una revolución en un sector incipiente: los giros de viajes o cheques. Expedidos por la Banca Marsansrof e Hijos, podían utilizarse para abonar extras y servicios fuera de España. Tomando como referencia el franco francés, la moneda más fuerte en la época, los cheques incluían una tabla de equivalencia para minimizar las posibilidades de que el cliente sufriera abusos en el cambio de divisas. Los cheques eran personales y no podían ser utilizados más que por el portador.

Fuera de España
Marsansrof se inició en la organización de salidas fuera de España. Concretamente, a París y Suiza, en 1913. El estallido de la I Guerra Mundial (1914-1918) fue la primera adversidad seria para Marsansrof, que ideó las rutas por España como tabla de salvación hasta que se restableciera el tráfico de turistas.

En 1928, la agencia comienza su aventura en solitario, como empresa independiente del negocio bancario, con Francisco de Asís Ripoll Fortuño como primer presidente de Viajes Marsans. La agencia organizó el primer congreso europeo de la Federación Internacional de Agencias de Viajes, celebrado en España en 1928; y aumentó sus servicios con la Exposición Internacional de Barcelona y la Iberoamericana de Sevilla, en 1929.

La agencia logró, entonces, la representación de American Express en España, lo que incentivó la llegada de turistas de alto standing procedentes de EEUU.

El primer escollo: 1914-1918
Viajes Marsans se encontraba en pleno proceso de crecimiento (tenía 8 oficinas y 11 delegaciones) cuando se desencadenó la Guerra Civil, en 1936. La mayoría de puntos de venta cerró, ya que sus trabajadores fueron llamados a filas.

La compañía aguantó la contienda, tras la que tuvo que comenzar casi de nuevo, con personal mínimo, sin tesorería y sin pedidos. Banco Hispano Colonial absorbió Banca Marsans y entró a formar parte del capital de la agencia de viajes.

En la década de los cuarenta, comenzaron a trabajar en Viajes Marsans las primeras mujeres. La II Guerra Mundial obligó a la agencia a mirar hacia España, comercializando viajes de novios. El 19 de febrero de 1942, el Estado español reglamentó por decreto la venta de servicios turísticos, reconociendo a las 12 agencias existentes y otorgando a Marsans la licencia número 1. En 1948, la agencia es admitida en el sistema de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), lo que le permite vender directamente billetes de cualquier aerolínea asociada.

Independencia de la empresa
En los cincuenta, los caminos de la agencia y el banco se separan. En 1953, Viajes Marsans vuelve a manos de la familia fundadora, después de que Enrique Marsans Comas (nieto del promotor de la empresa) se hiciera con la agencia. A finales de esa década, la agencia comienza a organizar cruceros, cuidando con mimo la figura del guía.

El boom del turismo anima a Marsans a abrirse a América del Sur e implantar allí oficinas con el propósito de canalizar la llegada de turistas con destino España.

Cambio a titularidad pública
En 1964, Enrique Marsans vendió la empresa al Instituto Nacional de Industria (INI), a través de Autotransporte Turístico Español, SA (ATESA). La compra de la agencia complementaba la inversión estatal en el sector turístico, donde ya contaba con otras empresas como Renfe, Iberia, Aviaco y Paradores, entre otras. Dos son los objetivos del INI para Marsans: El aprovechamiento de los viajeros de negocios que llegan a España y la expansión internacional, que cristalizó en la apertura de oficinas en México (1966), EEUU (1968), Brasil, Venezuela, Argentina, etcétera.

El grupo turístico se expandió considerablemente, hasta que sus problemas financieros comenzaron a salir a la luz. Marsans empezó a tener pérdidas y simultáneamente comienzan las irregularidades contables para disimularlas, manipulando los balances que se envían al propietario, el INI. Las pérdidas encubiertas se remedian acudiendo al endeudamiento y generan una gigantesca bola, con unos gastos financieros tremendos.

El regreso del capital privado  
En 1985, los planes del INI dan un giro de 180 grados y la nueva estrategia pasa por excluir de la propiedad pública aquellas empresas que no son estratégicas para el Estado. Entre ellas, Viajes Marsans, que regresa, por un precio simbólico, a manos privadas, concretamente, a Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual.

Tras hacerse con Viajes Marsans, los socios fundaron la aerolínea Spanair (1986), la cadena hotelera Hotetur (1991), la empresa de servicios aeroportuarios Newco (1998). En los noventa el Grupo Marsans creó la compañía aérea Air Comet. También compraron el mayorista de viajes Club de Vacaciones (1994) y Aerolíneas Argentinas (2001) y se embarcaron en el negocio de los cruceros con Pullmantur (1998).

Crisis del grupo y concurso de acreedores
La expansión de Marsans se había hecho sin un soporte financiero adecuado, generando problemas de tesorería y la fortaleza del grupo se fue resquebrajando. Vendieron Pullmantur a Royal Caribbean por 700 millones de euros en 2006, salieron de Spanair y tuvieron que ceder ante las exigencias del Gobierno argentino, que reclamaba Aerolíneas. En diciembre de 2008, la filial chilena de la compañía Air Comet, perteneciente al Grupo Marsans, se declaró en quiebra. En marzo de 2009, Marsans confirmó la venta de su sede en Madrid, ubicada en el Campo de las Naciones.

Viajes Marsans comenzó a tener problemas en 2009 por las pérdidas de Air Comet, que dejó de operar el 21 de diciembre de ese año con una deuda de cerca de 160 millones de euros.

El grupo sufrió otro revés el 20 de abril de 2010, cuando la IATA le retiró la licencia para vender billetes de avión por impago de 20 millones de euros.

El 10 de marzo de 2010, Gerardo Diaz Ferrán y Gonzalo Pascual vendieron el grupo Marsans por 600 Millones de euros a la sociedad Posibilitum Business, conglomerado de empresas del empresario Ángel del Cabo, especializado en la adquisición y reflotamiento de sociedades.

El 25 de mayo de 2010, el Juzgado número 12 de Madrid admitió a trámite la solicitud de la naviera Grimaldi y de los hoteles canarios Arrecife, para que Viajes Marsans fuera declarada en concurso de acreedores. La naviera reclamaba una deuda de 75.000 € y la cadena hotelera otra por valor de 300.000 euros.  

En junio de 2010, la filial mexicana de Viajes Marsans se independizó, dejando de estar vinculada a Marsans España. Viajes Marsans México sigue operando en la actualidad, siendo la heredera de una tradición con más de 100 años de historia.

En noviembre de 2010, la juez decretó el embargo preventivo de bienes de Díaz Ferrán, Gonzalo Pascual y Posibilitum en cuantía suficiente para cubrir el déficit patrimonial de Viajes Marsans, fijado en más de 417 millones de euros. En diciembre de 2012 el juez dictó prisión para Gerardo Díaz Ferrán y Ángel del Cabo por apropiación indebida de bienes. Actualmente se encuentran recluidos en la prisión de Soto del Real de Madrid.

FUENTE:

Diario Expansión (2010) Viajes Marsans, 100 años de historia penden de un hilo

Diario Turistampa (2010) Marsans México se Independiza

Diario El País (1983) Viajes Marsans, una Rumasa en pequeño

Imágenes:

Blog TCM

volver arriba

FUNDACIÓN FRAX

Datos de Contacto

Teléfono: (+34) 96 686 40 40
Fax: (+34) 96 686 42 42
Paseo de las estrellas 3,
Albir · L’Alfàs del Pi
(Alicante, España)
turismo@fundacionfrax.org