Menu

twitter2facebook2googleplus2youtube2

Entursa

El interés de la Administración Pública española por el sector turístico se remonta a los primeros años de siglo XX. Conscientes de que la escasa presencia de turistas nos estaba privando de unos ingresos que serían vitales para el progreso del país, la Administración decidió prestar más atención a esta lucrativa actividad económica, interviniendo directamente en el sector.

Entre las primeras medidas utilizadas por la Administración para intervenir en el sector turístico cabe destacar el control de precios, la concesión de créditos, la actuación sobre las infraestructuras, las campañas de promoción, y la creación de una oferta hotelera de propiedad pública.

Los poderes públicos tuvieron bastante claro que si queríamos prosperar en turismo era necesario disponer de una industria hotelera suficiente y de calidad. Por ello consideraron oportuno, no sólo prestar apoyo a la iniciativa privada, sino también crear una oferta hotelera pública.

De este modo, fue en 1963 cuando las autoridades crearon, en el seno del Instituto Nacional de Industria, la Empresa Nacional de Turismo, S.A. (ENTURSA).

Creación y desarrollo de la Empresa Nacional de Turismo
La creación de Entursa no fue tarea fácil, y tuvo que librar con diversos obstáculos antes ser finalmente constituida.

La escasez de divisas era uno de los problemas más graves de la economía española de los años cuarenta. Para intentar paliar este problema el presidente del INI, Juan Antonio Suanzes, decidió que una fuente generadora de divisas como era el turismo no podía quedar al margen del Instituto.

El primer paso fue la creación, por Decreto de 13 de octubre de 1949, de la empresa Autotransportes Turísticos Españoles, S.A. (ATESA), con el objetivo de la explotación por carretera con fines turísticos mediante el establecimiento de circuitos nacionales y regionales, así como de rutas radiales, a base de autocares de lujo, y cualquiera otra operación relacionada directa o indirectamente con dicho objetivo. También actuó como agencia de viajes a través de Viajes Marsans, empresa a la que ATESA sería definitivamente transferida por el INI en el año 1980.

El Consejo de Administración del INI acordó en mayo de 1950 la creación de la Comisión Gestora de la Empresa Nacional de Turismo, que elaboraría interesantes estudios y memorias sobre posibles formas de constitución de una Empresa Nacional de Turismo.

Los informes elaborados por esta Comisión en 1951 y 1952 no fueron aprobados por las autoridades debido, fundamentalmente, a las críticas por parte de la Dirección General de Turismo, que afirmaba que la actividad de la nueva empresa coincidirían con la que ya desarrollaba la Red de Alojamientos Turísticos Propiedad del Estado. No se habló más del proyecto durante varios años.

En mayo de 1958 la Comisión Gestora remitió al INI una memoria sobre la Constitución de una Empresa Nacional para completar la Red de Paradores del Estado y desarrollar el Plan Nacional de Turismo. Tampoco se tomaría ninguna resolución en este momento.

En 1962 el nuevo ministro de Información y Turismo, Manuel Fraga Iribarne, propuso que para el mejor desarrollo de la política turística, y como complemento de la que directamente practicaba el Ministerio de Información y Turismo, se ordenara al INI y a su Comisión Gestora de la Empresa Nacional de Turismo la inmediata constitución de la citada Empresa Nacional. 

Finalmente, a través del Decreto 3221/19663 de 28 de noviembre se dispuso la creación de una Empresa Nacional de Turismo, una empresa mixta cuya finalidad sería la construcción de alojamientos turísticos y complejos deportivos anejos a ellos, la creación y mejora de cotos de caza y pesca, y aquellas otras obras y construcciones turísticas que el Gobierno le encomendase. 

La intención era que en la nueva empresa el accionista mayoritario fuera el INI, pero sin perjuicio de la participación del capital privado. La empresa tendría además la consideración de interés nacional, lo que le concedía, durante un periodo de quince años, determinados beneficios fiscales. 

Dando cumplimiento al encargo del Gobierno, el INI constituyó por escritura pública de 14 de febrero de 1964, la Empresa Nacional de Turismo (ENTURSA), con un capital totalmente liberado de 300 millones de pesetas y contando con una financiación futura escalonada de hasta 1.000 millones de pesetas. Entursa asumía desde una concepción empresarial, la política pública de alojamientos turísticos. En la práctica, Entursa nunca fue una empresa mixta, sino de las denominadas de Participación Directa Totalitaria, ya que tuvo como único accionista al INI. 

Por lo que respecta a sus actividades, éstas se centraron, casi exclusivamente, en la construcción y explotación de instalaciones hoteleras y en el negocio del catering.

División hotelera
Entursa tuvo, desde un punto de vista cuantitativo, una influencia bastante pequeña en el conjunto de la oferta, teniendo una presencia testimonial dentro de la industria hotelera española. Ello no fue óbice para que, por el contra, sí que destacara Entursa por la calidad de sus instalaciones y de los servicios prestados en las mismas. La cadena hotelera de la Empresa Nacional de Turismo estuvo compuesta por un reducido número de establecimientos, todos ellos de primera categoría, pero con el inconveniente de estar ubicados en ciudades en las que, o bien la demanda era escasa, o bien la oferta era abundante.

División Catering
A comienzos de los años setenta las actividades de catering orientadas a dar servicio a las compañías aéreas ofrecían claras perspectivas de rentabilidad. De este modo, los dirigentes de Entursa decidieron la entrada de la compañía en el negocio del cáterin en 1975, llegando a estar compuesta por cuatro unidades de producción: catering-Barajas (Madrid), catering-Gando (Las Palmas), catering-Málaga (Málaga), y el Departamento de Colectividades (preparación y servicio de comidas, generalmente a centros docentes y de trabajo en el área de Madrid).

El negocio de catering parece ser que no satisfizo las esperanzas que Entursa había depositado en él en 1975, fundamentalmente por la mala ubicación del catering madrileño, la presencia limitada en el conjunto de aeropuertos españoles, y la excesiva concentración del volumen de negocio con Iberia.

Privatización
La dirección que llegó al INI a finales de 1984 acometió la privatización de un buen número de sus empresas. Entre 1985 y 1988 el INI enajenó casi cuarenta empresas, la Empresa Nacional de Turismo fue una de ellas.

Se consideró conveniente por parte del INI segregar, con carácter previo a la venta de Entursa, los tres hoteles históricos -Reyes Católicos, San Marcos y La Muralla-, ya que los inmuebles en que se ubicaban eran edificios de interés histórico-artístico. El INI propuso que estos tres hoteles fueran devueltos al Patrimonio del Estado para su abscripción al organismo Administración Turística Española, para que éste asumiera la explotación de los mismos.

Por lo que respecta al catering, se propuso la adjudicación de los activos y pasivos a IBER-SWISS catering, nueva sociedad constituida por Iberia y Swissair Services, empresa de primera línea en el negocio de catering.

El proceso de desinversión, que había comenzado en junio de 1985, culminó en octubre de dicho año al acordar el Consejo de Administración del INI la venta a Hoteles de Lujo Españoles de la totalidad de las acciones representativas del capital social. Sería en la reunión del Consejo de Ministros del 20 de noviembre de 1985 cuando se autorizará definitivamente la operación de venta de la Empresa Nacional de Turismo.

A lo largo de su historia, Entursa no habría sido una empresa rentable para el INI fundamentalmente por dos motivos: su desequilibrada oferta hotelera (Carencia de una red de establecimientos propiemente turísticos en las zonas de mayor atractivo para los visitantes), y su sistema de financiación (la empresa no gozó casi nunca de una situación financiera saneada y tuvo continuamente que hacer frente a unos costes financieros muy elevados, junto con las escasas inyecciones por parte del INI).

Con su privatización en 1985 se puso el punto y final a la participación del INI en el sector turístico.

FUENTE:
Pellejero Martínez C. (1997) La empresa pública en el sector turístico español: ENTURSA 1963-1986. Papers de turisme, 22. (PDF)

Más información:
Pellejero Martínez C. (1996) El Instituto Nacional de Industria en el Sector Turístico: La Empresa Nacional de Turismo 1963-1986. (PDF)
El País (1985) El INI vende Entursa a un grupo hispano-italiano por 5.186 millones de pesetas.
El País (1985) La privatización de Entursa y Marsans divide al Gobierno en dos bloques.

Imagen:
Hostal Reyes Católicos, Paradores

volver arriba

FUNDACIÓN FRAX

Datos de Contacto

Teléfono: (+34) 96 686 40 40
Fax: (+34) 96 686 42 42
Paseo de las estrellas 3,
Albir · L’Alfàs del Pi
(Alicante, España)
turismo@fundacionfrax.org