Menu

twitter2facebook2googleplus2youtube2

Primer hotel de Benidorm

El primer hotel de Benidorm, el Hotel Bilbaino, fue abierto en los años 20 por Don Pedro Cortés Barceló. Como otros hijos del pueblo éste se ganaba la vida enrolado en la compañía que daría nombre a su establecimiento, Navieras Bilbaínas.

Trabajaba como mayordomo a bordo de varios barcos, descubriendo desde su cubierta infinidad de lugares, y quedando fascinado de uno en especial: Valparaíso. “Me contaba que cada vez que paraban por Chile quedaba prendado de las luces de aquella ciudad, preguntándose si Benidorm podría convertirse alguna vez en algo parecido ya que tenía mejores playas”, ha recordado uno de sus familiares y actual copropietario del establecimiento.

Y así, con los ahorros obtenidos tras años de trabajo en Navieras, construyó en su pueblo el primer hotel dando nombre a la empresa vasca por el trato recibido (hoy, más del 50% de la clientela procede del País Vasco).

En sus comienzos, como los demás hoteles, primaba el trato personalizado de la época, saliendo el servicio a recibir o despedir a los huéspedes. Éste estaba compuesto por la familia que lo regentaba y mujeres del pueblo, sobre todo costureras, para reparar la ropa de cama.

Tras su apertura, el Bilbaíno vivió la guerra. Y tras la contienda el hotel continuó su andadura recibiendo a personalidades como Jorge Negrete, y convirtiéndose en lugar de tertulias de “las fuerzas vivas del pueblo para discutir el futuro del mismo. En los 50 empezaría a recibir visitantes del resto de España y del extranjero. Hoy el hotel, ubicado en la playa de Levante, sigue en marcha.

FUENTE:
Raquel López. Museo del Turismo / Hosbec.
Hotel Bilbaino

Leer más ...

Origen y evolución del turismo en Dénia

En los años 60, al igual que el resto de municipios costeros de la Comunidad Valenciana, Denia conoció un importante auge turístico debido al éxodo de ciudadanos europeos que venían a España con el objetivo de mejorar su calidad de vida.

En los años 60 y 70, Dénia conoce variaciones en la actividad económica, pasando del sector primario (agricultura) al terciario (servicios), iniciando el sector de la construcción y de servicios un crecimiento muy acelerado. Se produce un aumento considerable de la urbanización en la ciudad para acoger esta demanda de turistas y ciudadanos europeos. Ese proceso de urbanización se dirige hacia un tipo de construcción horizontal en la que predominan los chalets, bungalows y apartamentos de poca altura dirigidos a un público objetivo de poder adquisitivo medio-alto.

Hay dos zonas en las que el proceso de urbanización fue más notorio, y hoy en día se concentran en ellas el mayor número de hoteles y viviendas de segunda residencia. Se trata de la zona de Las Marinas (al norte de la ciudad) donde se encuentran la mayoría de las playas de arena y se sitúa una gran cantidad de hoteles de carácter familiar cuya categoría varía desde una a 4 estrellas; y la zona de Las Rotas (al sur) donde están situadas las calas rocosas y que se caracteriza por ser una zona tranquila, mayoritariamente de carácter residencial.

En cuanto a la oferta hotelera, se desarrolla un tipo de establecimiento con un número reducido de plazas y de estructura familiar. La localización de este tipo de hoteles de poca capacidad, mayoritariamente, en las costas de Dénia, hace posible que no existan tramos de playa con alta concentración de turistas, lo cual permite un aumento de calidad en la experiencia del visitante.

En los últimos años, se ha producido un aumento de establecimientos hoteleros que mantienen un carácter familiar, y estructura horizontal y cuya categoría varía.

Actualmente, y gracias a las condiciones climáticas que se dan en el municipio y los recursos naturales con los que cuentan, hacen de Denia un lugar atractivo, no sólo como producto de sol y playa, sino también dirigido a turistas atraídos por otros productos como el cultural y patrimonial, el gastronómico, el náutico, incentivos, salud y bienestar e idiomático entre otros.

FUENTE:
Oficina de Turismo de Dénia

Leer más ...

Historia del Turismo de Gandia

A mediados del siglo XVIII, viñas, olivos y naranjos de Gandía atrajeron familias españolas, francesas e irlandesas que llegaron a sustituir a la antigua nobleza medieval. La tradicional industria de la seda valenciana experimentó un auge en el siglo XVIII. Y el cultivo de la viña para la producción de pasas fue también muy importante en los siglos XVIII y XIX. Desde el puerto de Denia se embarcaban las pasas con destino a Inglaterra. Además, progresivamente arraigó en Gandia el cultivo intensivo de la naranja, hasta hacer que en la primera mitad del siglo XX, el puerto de Gandia se convirtiera en el primer exportador de cítricos del mundo.

Ya en lla segunda mitad del siglo XX, los beneficios obtenidos en el cultivo de naranjos y en el comercio de la ciudad se invirtieron en la construcción de hoteles y apartamentos en la playa. Miles de turistas se desplazan desde el centro y el norte de la península, y desde otros países, para disfrutar de sus playas. Así, en 1959, un grupo de empresarios de Gandia de los sectores del cultivo de la naranja y portuarios, construyen el Hotel Bayren, cuando aún no había construido ningún edificio alrededor. Estos empresarios emprendedores, sin saberlo, estaban empezando a crear el destino turístico que hoy tenemos.

Tras el hotel Bayren, comienza la época de crecimiento urbanístico en la playa, y se construyen otros edificios míticos, como son la Colonia Ducal, o el edificio Mi descanso, y hoteles como Los Robles, el Hotel Gandia Playa, Hotel Madrid (ahora Villaluz).

Hay una segunda fase de crecimiento y desarrollo de la planta hotelera de Gandia en los 90, cuando gracias a una modificación del plan general de urbanismo permite la creación de nuevos hoteles, como por ejemplo el Don Pablo, Cibeles, Principal, etc. Históricamente, Gandia se ha comunicado y comercializado a través del CIT (Centro de Iniciativas Turísticas), de la concejalía de turismo a través de una potente herramienta como es el Patronato de turismo, y desde hace menos tiempo, a través de la empresa mixta de turismo Gandia Protur.

FUENTE:
Olatz Megía, Gandia Protur
Foto: playadegandia.com

Leer más ...

L’Alfàs del Pí (Alicante)

En L’Alfàs del Pi predomina un tipo de arquitectura horizontal, basada en pequeñas urbanizaciones y rodeadas de zonas verdes. La búsqueda del necesario equilibrio entre el medio ambiente y la demanda residencial, para el logro de un crecimiento sostenible, es una constante preocupación cívica en L’Alfàs del Pi.

El Pino como símbolo

El nombre de L’Alfàs significa en árabe tierra fértil, e históricamente la localidad estuvo vinculada a la Baronía de Polop. El principal núcleo de L’Alfàs del Pi se situó al interior para evitar los frecuentes ataques de piratas y corsarios berberiscos. Tras un fuerte incremento de población en el siglo XVIII, sus habitantes plantaron en 1786 un gran pino en la plaza principal, como símbolo reivindicativo de su independencia frente a Polop. Finalmente en 1836 fue declarado municipio con identidad propia y administrativamente independiente.

El cuidadoso y laborioso trabajo de aprovechamiento de los 19 kilómetros cuadrados de su territorio, ha dado lugar a un paisaje salpicado de cultivos en forma de bancales. La vid, el olivo, naranjos y limoneros, almendros, higueras y algarrobos, han sido la forma de vida de los labradores durante siglos. Todo ello dispuesto como en un cuadro multicolor, alternando con el verde intenso de los pinares, que proporcionaban caza y combustible para sus hogares. La extracción de ocre de las minas situadas en Serra Gelada era otra de las fuentes de economía para los habitantes de L’Alfàs. El carácter emprendedor de los alfasinos les llevó en circunstancias económicas difíciles tras la llegada de la filoxera a comienzos de siglo y la consiguiente destrucción del viñedo, a emigrar a América y Norte de África. Pero esta tendencia se invirtió afortunadamente a partir de la década de los 60 cuando L’Alfàs del Pí se convirtió en imán turístico, capaz de atraer a viajeros de todas las latitudes que se transformaron en residentes permanentes.

Playa de Luz

La fachada marítima de L’Alfàs del Pi la constituyen el Rincón de L’Albir y su playa, a escasa distancia de la población. Es sin duda un espacio privilegiado, situado al pie de Serra Gelada, dominando toda la bahía de Altea, y por si fuera poco, con el fondo prodigioso del Penyal d’Ifach. Lugar para disfrutar del juego constante de la luz mediterránea en una paleta de colores que varía a cada hora del día. La playa del Albir es además paraje afortunado para la práctica de diferentes deportes náuticos como la vela, «parasoil, kayak, banana, donut, wake board», ski acuático, windsurf o el buceo en los impresionantes fondos de la Serra Gelada.

Caminos sobre la Mar

El senderismo, los recorridos en bicicleta o los paseos por itinerarios repletos de aspectos interesantes se suman a la oferta de L’Alfàs. El macizo de Serra Gelada, declarado Parque Natural en el año que se extiende a lo largo de 6,5 kilómetros junto al mar y cuya cota máxima es de 438 m. de altitud, brindan al excursionista unas maravillosas vistas y una curiosa flora y fauna. La biodiversidad es rica en el conjunto de la sierra, declarada Zona de Especial Protección para las Aves, que nidifican en las paredes de los riscos. Miradores sobre la bahía, majestuosos acantilados, barrancos y cuevas, una torre vigía y el Faro del Albir, actualmente en servicio, son algunos de los atractivos para recorrer diversas rutas entre el viento y la mar, de acuerdo con el grado de dificultad y las preferencias de los visitantes.

Todos los Deportes: Por otra parte y debido a su extraordinaria climatología, muchos deportistas y atletas de elite acuden durante el invierno a practicar en las magníficas instalaciones del Centro de Entrenamiento. Frecuentemente entre la temperatura que soportan los atletas en sus países de origen en plena temporada invernal y L’Alfàs del Pi median 30 grados de diferencia. Además sus excelentes pistas de atletismo tienen el mismo pavimento que las del Estadio Olímpico de Barcelona. L’Alfàs dispone también de un campo de prácticas de golf así como una de las pocas instalaciones de cricket existentes en España y las únicas en las que se desarrollan torneos internacionales de este deporte. Es también L’Alfàs lugar ideal para amantes de la bicicleta en todas sus especialidades, sirviendo como base de entrenamiento para diversos equipos ciclistas profesionales de varios países durante el período invernal.

Parque Natural de la Serra Gelada y su Entorno Litoral

La Serra Gelada es una formación montañosa costera, acantilada hacia el mar, que alcanza una altitud de 438 mts. Su nombre deriva del efecto visual que se observa desde el mar, al reflejarse la luna en los acantilados, dando una apariencia de bloque helado. La sierra se encuentra compartida con Benidorm y es de destacar el gran atractivo paisajístico que ofrece y el alto valor ecológico que tiene, al servir de refugio a especies botánicas y faunísticas. También destaca la flora submarina, formando extensas praderas de posidonia oceánica, dando lugar a uno de los ecosistemas más productivos del Mediterráneo. Destacan los restos antiguos de una mina de ocre (Cala la Mina) así como la existencia de ruinas pertenecientes a una torre vigía del siglo XVII, donde actualmente se emplaza el Faro del Albir. A lo largo de la Serra Gelada, disfrutaremos de distintas rutas y caminos de variada dificultad, para el deleite de los senderistas con magnificas vistas desde los miradores sobre la Bahía de Altea y el Penyal d’Ifach.

Cien Posibilidades de Ocio

L’Alfàs del Pí es lugar estratégico para desplazarse a enclaves privilegiados. A tan sólo 15 kilómetros se encuentra Callosa d’en Sarrià con sus Fuentes del Algar, espacio perfecto para pasar un refrescante día de baño en sus cascadas. A escasa distancia se sitúa la población de Guadalest, donde pasear por sus estrechas calles culminadas por la fortaleza y visitar algunos de sus originales museos bien merece una excursión. También podemos recorrer el pueblo marinero de Villajoyosa, a 15 kilómetros, con sus singulares casas de colores y su casco antiguo, el mejor conservado de la Comunidad Valenciana. El término municipal de L’Alfàs linda con la bella Altea, población turística de indudable encanto y espléndidas vistas. Cinco escasos kilómetros separan L’Alfàs de la bulliciosa y festiva Benidorm, con una amplia oferta lúdica. Son igualmente recomendables espectáculos como el del Castillo del Conde de Alfàs, Mundomar, Aqualandia, Terra Natura, Benidorm Palace y el Casino Royal Palm. Todo ello sin olvidar el cercano parque temático, Terra Mítica, unas magníficas instalaciones donde está garantizada la diversión para todas las edades a través de sus atracciones y sus cinco áreas dedicadas a las culturas mediterráneas.

FUENTE:
Ayuntamiento L’Alfàs del Pi
Foto: disfrutamediterraneo.com

Más Información:
Guía turística L’Alfàs del Pi

Leer más ...

Gandia (Valencia)

Gandia está situada a orillas del Mediterráneo, a 65 Km. al sur de la ciudad de Valencia y a 116 Km. al norte de Alicante. Situada junto al mar y protegida al oeste por montañas, disfruta de un clima templado, con más de 300 días de sol al año. Como destino presume de contar con una gran playa de fina arena, sierras y bellos parajes naturales, humedales costeros, así como la singularidad de la propia ciudad, con siglos de historia.

El centro histórico de Gandia mantiene intacto su trazado medieval y pese a su renovación urbanística conserva importantes vestigios históricos. Durante siglos ha conservado su marcado carácter comercial En 2010 le fue reconocido con el Premio Nacional de Comercio. Su eje principal es el Carrer Major, repleto de pequeños establecimientos especializados. La zona cuenta con el 25% de los comercios que existen en la ciudad.

La Iglesia Colegiata de Santa María (S.XV-XVI), es ejemplo del gótico catalanoaragonés. En la misma Plaça Major se encuentra el Ayuntamiento, que conserva la fachada neoclásica construida en 1778, durante el reinado de Carlos III, por Vicente Gascó, director de la Academia de Bellas Artes de San Carlos de Valencia y miembro de la Academia de San Petersburgo. Muy cerca se sitúa el Palacio Ducal, (siglos XIV al XX). Su interior puede verse mediante visitas guiadas. Aunque su origen se remonta al siglo XIV, época de los duques reales de la Corona de Aragón, también es conocido como Palacio de los Borja, porque cuando en 1485 el papa Alejandro VI compró a Fernando el Católico el ducado de Gandia para sus hijos, el palacio se convirtió en residencia de la nueva estirpe ducal. El duque más célebre de la ciudad es sin duda San Francisco de Borja (Gandia, 1510-Roma, 1572). En la ciudad quedan numerosas huellas de su mandato, como el Torreón del Pino, una de las torres defensivas que protegían la ciudad, o el edificio de la Antigua Universidad (1550). Se trata de la primera Universidad del mundo que fue regida por la Compañía de Jesús, orden religiosa de la que Francisco de Borja fue III General.

El antiguo Hospital de Sant Marc mantuvo su actividad ininterrumpidamente durante más de 600 años hasta 1973. Actualmente acoge el Museo Arqueológico que exhibe una exposición permanente sobre la gran importancia arqueológica de la comarca de la Safor, con yacimientos prehistóricos tan célebres como los de la cueva de Bolomor o la del Parpalló.

El Convento de Sant Roc, fundado en 1588 por el duque Carlos de Borja, hijo de San Francisco, albergó a una comunidad de franciscanos descalzos. Actualmente es sede del Instituto Municipal de Archivos y Bibliotecas. Su iglesia, o Iglesia del Beato Andrés Hibernón, fue añadida en el siglo XVIII. Contiene un hermoso retablo barroco, y en un lateral se alza una capilla neoclásica, obra del arquitecto Francisco Pechuán.

La Casa de Cultura Marqués de González y Quirós es la antigua residencia de una familia burguesa de finales del siglo XIX. Popularmente conocida como la Casa de la Marques, presenta una estructura defensivo-palatina. Cuenta durante todo el año con una programación cultural estable abierta al público.

El Raval es el barrio donde vivían los musulmanes antes de su expulsión de la península en 1609. Aún conserva parte de su fisonomía, con estrechas calles de casas bajas y fachadas encaladas. La actual Iglesia de Sant Josep fue construida sobre una antigua mezquita musulmana. Junto al raval se encuentra la Plaça del Prado, una gran explanada abierta a finales del siglo XIX donde durante décadas se ubicó el mercado de abastos. La plaza aún conserva una de las dos techumbres de hierro que la caracterizaban y bajo la cual agricultores y comerciantes hacían sus negocios.

Muy cerca se encuentra el Museu Faller. Otros lugares de interés son Beniopa y Benipeixcar. En su origen fueron alquerías musulmanas y hoy constituyen dos de los barrios con más carácter de Gandia. En sus sus calles y plazuelas aún se puede evocar su pasado.

El Grau (como se denominan en la costa valenciana a los barrios marineros), está situado a unos tres kilómetros del centro de Gandia. En él destaca la Iglesia de Sant Nicolau, uno de los ejemplos más representativos de la arquitectura religiosa del siglo XX. Su estructura es muy singular y llamativa Inaugurada. en 1962, es obra del madrileño Eduardo Torroja, Marqués de Torroja, uno de los estudiosos e introductores de la arquitectura de hormigón en España.

FUENTE:
Clicka Escapadas

Más información:
Visit Gandia

Leer más ...

Calpe, municipio turístico familiar

Calpe es una ciudad mediterránea ideal para familias. Su centro histórico, con calles peatonales, museos y plazas, así como una amplia oferta de parques infantiles y jardines, hace de esta población de la costa alicantina un lugar para disfrutar con los niños.

Las 14 playas y calas de Calpe, de arena fina y aguas cristalinas, tienen como escenario al imponente Peñón de Ifach, símbolo de la Costa Blanca y de la Comunidad Valenciana. El mar forma parte de la historia de Calpe, con su Lonja, donde podemos contemplar la subasta de pescado o degustar ricos platos marineros en los restaurantes de la localidad.

Un municipio turístico familiar que nos ofrece espacios de contrastes; donde las sierras del Morro de Toix y de Oltà se precipitan hacia el mar, con el Peñón como exponente de la abrupta orografía de esta comarca.

Una ciudad abierta a las familias, con un amplio programa de animación para todos, con cine, teatro, actividades y visitas guiadas, que hacen de este municipio un lugar amable y cálido donde podemos disfrutar todo el año de su oferta.

El presente cuaderno de eco rutas familiares nos ofrece seis sencillos paseos para caminar con nuestros hijos y amigos de montaña. Rutas para caminar con los niños de forma sencilla y segura, o para iniciar a los más pequeños, en carro o subidos a la mochila de sus padres: propuestas para divertirse en familia en esta ciudad mediterránea entre la mar y la montaña.

FUENTE:
R. López, Museo del Turismo.

Más Información:
Calpe, municipio turístico familiar

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

FUNDACIÓN FRAX

Datos de Contacto

Teléfono: (+34) 96 686 40 40
Fax: (+34) 96 686 42 42
Paseo de las estrellas 3,
Albir · L’Alfàs del Pi
(Alicante, España)
turismo@fundacionfrax.org