Menu

twitter2facebook2googleplus2youtube2

Rutas para descubrir Villajoyosa (Alicante)

El Servicio Municipal de Visitas Guiadas de La Vila Joiosa (Villajoyosa) se puso en funcionamiento en 1998 con el objetivo de mostrar a los visitantes y a los propios vileros el extraordinario patrimonio cultural de nuestra ciudad y de su término municipal. Mediante el uso de técnicas de interpretación del patrimonio, las visitas guiadas se realizan por personal especializado cuya actualización y reciclaje profesional son responsabilidad del propio museo. Se trata de una experiencia de calidad, avalada por un altísimo grado de satisfacción y por un número de visitantes en constante crecimiento.

Los principales hitos de las rutas son el Museo Municipal, el Conjunto Histórico del Casco Antiguo, la Casa Museo La Barbera dels Aragonés (que incluye visitas teatralizadas) y los museos del Chocolate. También se pueden visitar otros lugares de interés, como monumentos ibéricos, romanos, torres renacentistas de costa, el patrimonio urbano moderno y contemporáneo, etc. Se pueden realizar rutas temáticas que enlacen algunos de estos elementos: la Vila Joiosa romana, La Vila Joiosa ibérica, la ruta de los Corsarios, la ruta de la Industria del Chocolate, etc.

Además, en los meses de verano, de junio a septiembre, también se ofrece la denominada “Ruta de los Corsarios”, que realiza una vista por el casco histórico, su iglesia-fortaleza medieval y las murallas renacentistas. También, las visitas teatralizadas en la finca-museo Barbera dels Aragonés (una casa solariega ambientada en el siglo XIX), amplía al exterior de sus jardines el recorrido.

FUENTE:
Museus de la Vila Joiosa

Más Información:
"La Vila recuerda su historia dando vida a sus personajes"
"Viaje guiado a La Vila de 1910"
Rutas senderistas por Villajoyosa
Inauguración visitas Finca La Barbera

Leer más ...

Ruta salinera de Torrevieja

Entre las rutas que pueden realizarse para descubrir los encantos de Torrevieja figura la salinera. Parte de la plaza de la Estación, en cuyas inmediaciones hay gran cantidad de recursos que muestran la importancia histórica de la sal para la ciudad, como el Acequión Salinero y su Puente de Sillería del S. XV, el Centro de Interpretación de la Industria Salinera, la explotación salinera, el Museo de la Habanera Ricardo Lafuente, la Sala de Exposiciones Antigua Estación de RENFE y el inicio de la Vía Verde.

La plaza recibe su nombre de la Antigua Estación de Ferrocarril que fue inaugurada a finales del S. XIX y que soportaba el trazado ferroviario que unía Torrevieja con el pueblo de Albatera.

Este ramal fue construido por Ferrocarriles Andaluces y no llegó a cumplir los 100 años, con un origen claramente relacionado con la necesidad de transportar la sal hasta el puerto de Alicante. Según cuentan los cronistas, en su inauguración el tren descarriló y todos los personajes que transportaba llegaron a la ciudad en viejas tartanas.

Contiguo a la Sala de Exposiciones Antigua Estación de RENFE, se encuentra el Museo de la Habanera Ricardo Lafuente, una exposición de recuerdos, fotografías, placas y galardones del Maestro Ricardo Lafuente Aguado, creador de numerosas habaneras.

La sal ha influido enormemente en la vida local y con la habanera volvemos a apreciar este hecho. Desde la fundación administrativa de Torrevieja en el año 1803, coincidiendo con el traslado de la administración de las Salinas de La Mata y de varias familias de salineros a Torrevieja, el pueblo fue tomando importancia como villa marinera dedicada al comercio marítimo de la sal y otros productos. Ello dio lugar a una importante flota de barcos de vela que a lo largo del S. XIX y primer tercio del S. XX se dedicaron al comercio marítimo en navegación de cabotaje y de altura. Los viajes se realizaban mayoritariamente a Cuba y Puerto Rico, donde la Habanera ya se cantaba y bailaba desde mediados del S. XIX. El cargamento de salida era teja plana y sal, que en destino eran cambiadas por productos tan exóticos como la caña de azúcar, maderas como la caoba, el cedro, tabaco o el cacao. La habanera ha calado hondo en Torrevieja y sus gentes, siendo un fenómeno sociológico, hasta el punto que los torrevejenses la utilizan hasta para acunar a los niños y, en muchas sobremesas, surge espontáneamente recordando tiempos vividos y añorados. En el año 1955, fruto de la importancia otorgada por este pueblo a esta melodía, nace el primer Certamen Internacional de Habaneras, que en la actualidad, está considerado de interés turístico internacional.

El siguiente punto, el Centro de Interpretación de la Industria Salinera, está en el mismo inicio de la vía verde, un sendero de 7Km, en un almacén de mercancías de la antigua estación de ferrocarril y alberga una gran cantidad de material expositivo que explica las particularidades de la explotación salinera torrevejense, una de las más importantes de toda Europa.

Después hay que visitar las lagunas de Torrevieja y La Mata. Dos espacios lagunares en el contexto geográfico del sureste ibérico y se integran en el conjunto de espacios naturales protegidos de la Comunidad Valenciana con la categoría de parque natural, con un total de 3.754,8 Ha. La Laguna de Torrevieja, sobre la cual se llevan a cabo las tareas de explotación de la sal, tiene una extensión de 1.400 Ha, un perímetro de 17 km., una longitud aproximada de N a S de 5,5 km. y unos 3 km. de anchura de E a O, distando 1,5 km. de la ciudad de Torrevieja y 1 km. con respecto a las aguas del mar Mediterráneo.

En el pasado, las Salinas de Torrevieja eran consideradas Cotos Reales y pertenecían al Concejo de Orihuela, hasta que en el año 1759 se produce su reversión. La principal fórmula de explotación de las salinas era el arrendamiento, pero debido a la insuficiencia productiva de las Salinas de Torrevieja, se generó un desinterés general entre los arrendadores que dio lugar a un, por lo menos, curioso proyecto: convertir en albufera de pesca la laguna de Torrevieja.

El proyecto de convertir la laguna salinera en albufera de peces tuvo muchos inconvenientes: una vez conseguido el arrendamiento, el mantenimiento resultó muy costoso, debido a la dificultad de comunicar permanentemente la albufera y el mar, ya que eran muy frecuentes las obstrucciones del acequión de comunicación, constantemente colmatado. El acequión es un canal artificial que fue construido en el año 1482 para permitir la entrada de aguas a la Laguna de Torrevieja, que al encontrarse por debajo del nivel del mar permite la entrada de agua por gravedad. Una de las obras de ingeniería hidráulica más antigua de toda la provincia de Alicante. En el cauce del canal se encuentra un puente de sillería del S. XV, una de las piezas con más historia de nuestra ciudad.

La ruta sigue recorriendo el Paseo Marítimo Juan Bautista Buades, observando la panorámica del recinto portuario y el Puerto Deportivo Marina Internacional. Al final de este trayecto, ya en el paseo Vista Alegre, está el Monumento al Coralista, obra realizada por el escultor Pedro Llorente dedicada a quienes tienen o han tenido relación con las agrupaciones corales torrevejenses. Desde el monumento se ve el Museo del Mar y la Sal.

El museo es fundamentalmente etnológico y expresa la compleja relación entre el mar, la sal y Torrevieja. La artesanía salinera también guarda un importante lugar dentro del museo, una actividad única en el mundo que se viene desarrollando desde el S. XIX.

En las inmediaciones museo se encuentra el Conjunto Histórico Monumental de las Eras de la Sal, unos de los recintos más singulares de la ciudad de Torrevieja, ya que desde finales del S. XVIII se estableció como el sistema de acopio, de embarque y carga de explotación de las salinas de Torrevieja. Este conjunto de muelles y embarcaderos se empieza a construir en los inicios del último cuarto del S. XVIII, en el lugar más adecuado para el embarque de la sal extraída en la entonces Albufera o Laguna Grande de Orihuela.

FUENTE:
Ayuntamiento de Torrevieja

Leer más ...

Fiestas de Moros y Cristianos de La Vila Joiosa (Alicante)

Las fiestas de Moros y Cristianos de La Vila Joiosa se celebran en honor a Santa Marta, patrona de la ciudad del 24 al 31 de Julio. Los festejos fueron declarados "Fiesta de Interés Turístico Internacional" en el año 2003, teniendo como acto emblemático el conocido "Desembarco" en el que se simula un ataque berberisco desde la costa, en el que participan 34 embarcaciones que llevan hasta la playa Centro a los festeros de las 11 compañías moras, que emularán lucha al tomar tierra contra los de las otras 11 cristianas que aguardan el amanecer para librar la batalla.

Las fiestas, que atraen a muchos turistas cada año, tienen su origen en un hecho histórico acontecido en la Villa Joiosa en el siglo XVI, exactamente en julio de 1538 en circunstancias en los pobladores luchaban contra los piratas berberiscos que atacaban la villa con el fin de invadirla y que según cuenta la tradición Santa Marta provoco una tormenta cuyos azotes desbordaron el río Amadorio en cuya desembocadura se encontraba el pirata Zallé Arraez y su flota siendo esta destruida y evitándose así la invasión y saqueo de la villa; este hecho milagroso fue atribuido a Santa Marta que desde entonces sería patrona de la ciudad.

Un siglo después aconteció otro hecho llamado Milagro de las Lágrimas de Santa Marta, el 8 de mayo de 1653 mientras se celebraba una misa y Felipe IV firmaba un documento que autorizaba la construcción del pantano de Relleu, de los ojos de la virgen brotaron unas lágrimas de forma inexplicable. Luego de otro centenario en 1753 el municipio y sus autoridades decidieron realizar una celebración para conmemorar los acontecimientos del siglo XVI y XVII.

FUENTE:
Inforural

Más información:
El Desembarco. Ayuntamiento de Villajoyosa

Leer más ...

Castell de Guadalest (Alicante)

La antigua fortaleza de Castell de Guadalest, pese a su pequeño tamaño, es el lugar más visitado de la comarca de la Marina Baixa. Localizado en un enclave privilegiado, encaramado en los riscos que se yerguen sobre el valle y conformando un conjunto de recio sabor medieval, impresiona por su singular estructura y el encanto de su altanera silueta. Por ella los visitantes pueden acceder a la zona alta de la fortaleza, desde la cual se divisa todo el valle, con el gran pantano de Guadalest. Además, las estrechas calles que conforman el pueblo están repletas de comercios en los que pueden adquirirse productos típicos y artesanales.

Además, Castell de Guadalest ofrece al visitante el encanto añadido de sus museos, en los que pueden encontrarse todo tipo de muestras, desde miniaturas hasta objetos de uso común o maquetas. El pueblo, de hecho, es la localidad con más museos por metro cuadrado de toda la Comunidad Valenciana. También, como complemento, el visitante puede degustar la gastronomía de la montaña alicantina en alguno de los restaurantes que se encuentran en las inmediaciones de Guadalest.

Por otra parte, Castell de Guadalest se encuentra en mitad de un valle rodeado de montañas que ofrecen multitud de rutas senderistas, partiendo éstas de los pequeños pueblos que se encuentran en este verde paraje natural cuyo paisaje nada tiene que ver con el que se encuentra a escasa distancia de la costa.

FUENTE:
R. López, Museo del Turismo
Foto: Turespaña

Más información:
Museos de Guadalest
Rutas Senderistas
Oficina de Turismo

Leer más ...

BIC's de la Marina Baixa (Alicante)

Los Bienes de Interés Cultural declarados como tales en la comarca de la Marina Baixa (Alicante) son tantos que harían falta semanas para recorrerlos y descubrirlos. La mayoría son ruinas que nada tienen que ver con la grandeza que una vez tuvieron, pero sus piedras relatan la lucha que los antiguos moradores ganaron por su supervivencia.

Según el catálogo de la Generalitat Valenciana en la comarca hay 33 Bienes de Interés Cultural en toda la comarca.

  • La Vila posee un tercio de los mismos con 11 monumentos: el conjunto de su casco antiguo, la iglesia-fortaleza de la Asunción, las murallas, y las torres d'Aguiló, de Baix, de Dalt o de la Era de Soler, de Hércules (o San Josep), del Xarco; de la Cruz (en el cerro de Xauxelles), la Torreta y la de Simeón.
  • Benidorm tiene 3: la torres Morales o Escaletes (en La Cala y restaurada) y la de Punta del Cavall en Serra Gelada, además del Tossal de La Cala.
  • Altea: el Castillo y murallas en el centro de la población, los restos del acueducto romano dels Arcs (junto a la Ermita de San Isidro), la Torre de Bellaguarda (calle Cantería); y la de Galera en un cerro cerca del mar.
  • Benifato presume de BIC con las ruinas del castillo de Alfofra, ubicado en la peña que lleva su nombre.
  • En Bolulla ocurre lo mismo con el castillo de Garx, situado junto al antiguo camino de Bolulla en dirección a Castell de Castells.
  • Callosa d'en Sarrià tiene declarado BIC su castillo y murallas del siglo XIV, aunque hoy son restos diseminados en el casco urbano; y en la sierra, el castillo de Bernia del siglo XVI.
  • Guadalest es un Bien de Interés Cultural del XIII con su castell restaurado.
  • L'Alfàs no tiene declaradas BICs sus termas musealizadas, pero sí la Torre Bombarda del siglo XIV, en Sierra Helada.
  • Orxeta tiene las ruinas del Castellet dels Moros, datado entre el XII y el XIII;
  • Sella, el Castillo de Santa Bárbara y la Torre, en la plaza mayor. 
  • Tárbena las ruinas del barranc del Xurquet.
  • Relleu: su castillo, la casa fortificada la Garrofera y las torres de Casa Balde y la Vallonga (próximo a la Sierra Cabezó d'Or).
  • Y de Polop también es BIC lo que queda del castillo.

En una comarca como la Marina Baixa (en Alicante), cuyo referente más conocido fuera del territorio valenciano es Benidorm, muy pocos podrian pensar que la zona posee gran parte de los Bienes de Interés Cultural declarados como tales de la Comunidad autonoma. No es una tierra que se haya dado a conocer por sus castillos ni por sus yacimientos arqueológicos. Solo el turístico pueblo Castell de Guadalest y el esfuerzo realizado en las últimas décadas por La Vila Joiosa para divulgar su patrimonio íbero y romano han dado pistas sobre la existencia de un pasado épico.

Pero un vistazo al catálogo oficial de la Generalitat Valenciana sobre estos BICs, destapa una trayectoria bélica y difícil. La relata la cantidad de fortalezas y torres vigía que hay repartidas en la Marina Baixa, cuya mayoría, aunque visitables, se encuentran en estado de ruina. Hasta ahora han sido pocos los Ayuntamientos que han apostado por mantener adecuadamente su patrimonio histórico y cultural, pese a que parte del mismo esté declarado de Bien de Interés y por ello estén obligados por ley a "adoptar las medidas necesarias para evitar el deterioro, pérdida o destrucción" del mismo. La falta de presupuesto o el desinterés hacen que haya BICs que estén casi desaparecidos (como el yacimiento arqueológico del Tossal de Benidorm) o que sea muy difícil reconocerlos (como los restos del castillo y murallas de Callosa d'en Sarrià, diseminadas y tapadas con las nuevas construcciones). Otros han comenzado la recuperación de los mismos o los trámites para ello como son La Vila o l'Alfàs, que han iniciado la rehabilitación y tramitan declarar BIC sus respectivas termas romanas. Pero pese al mejor o peor estado de los monumentos, quien lo desee puede visitarlos.

Alfabéticamente, la ruta puede partir del centro de Altea, donde hay restos de su castillo y sus murallas. En las afueras se encuentran los restos de un acueducto del Alto Imperial Romano (siglo III d.C). Una obra de ingeniería hidráulica que salva el barranco de Els Arcs y que se cree comunicaba el núcleo romano del cerro de la Pila y con el del Albir, sirviendo de sistema de abastecimiento de aguas del río Algar. También BIC es la Torre de Bellaguarda, en la calle Cantería, y la de Galera, en un cerro próximo al mar (aunque ésta oculta en una urbanización).

Benidorm tiene declaradas BIC la Torre Morales o Escaletes, al borde sur de la antigua N332. Según el catálogo de la Generalitat, su uso como vivienda alteró parcialmente su imagen original. La Torre Punta del Cavall está en el parque de Sierra Helada, data del siglo XVI y el Ayuntamiento ha pedido subvenciones para rehabilitarla. De momento es visitada por muchos senderistas. El tercer enclave es el yacimiento del Tossal, desaparecido por construir sobre gran parte del mismo una urbanización de bungalows.

Benifato cuenta con el Castillo de Aljofra, al que hay rutas senderistas también desde la población. Aun en ruina, en él se pueden observar elementos de la vieja fortaleza, que tuvo gran importancia en la conquista musulmana y después en las revueltas de moriscos hasta su expulsión en 1609.

Bolulla también plantea rutas a su castillo "de Garx", junto al antiguo camino hacia Castell de Castells. Su estilo es islámico y apenas quedan restos de sus murallas y aljibe. Éste último es precisamente también el único que se conserva del castillo de Tárbena, localizado en un cerro de paredes verticales. Y también lo único que queda prácticamente del castillo de Polop, del siglo XIII, y ocupado en parte por una iglesia del siglo XVIII.

En Callosa d'en Sarrià (además de intentar descubrir los restos de su castillo entre los muros de las construcciones actuales), es interesante descubrir, en su sierra, el Castillo de Bernia. Está situado entre acantilados y se construyó con Felipe II. En cuanto al Castell de Guadalest, la villa es en sí misma un conjunto histórico. Se encuentra en una peña situada entre la sierra de Aitana y la Serrella, presidiendo el valle, y es visitado por miles de turistas cada año.

L'Alfàs del Pi cuenta, de momento, con la Torre Bombarda, habiendo iniciado los trámites para su restauración. Orxeta, sin embargo, no puede hacer lo mismo con su castillo, aunque forma parte de una ruta senderista para turistas. Algo más al interior, en Sella, encontramos el Castillo de Santa Bárbara, junto a la Ermita, que es en realidad la parte restaurada, y la Torre de Sella, propiedad anexionada a construcciones posteriores en plena plaza Mayor, cuyos propietarios, según indicaron fuentes municipales, hasta este reportaje no conocían que se tratara de un Bien de Interés Cultural. También son privadas la casa fortificada la Garrofera, la torre Casa Balde, y de la Vallonga de Relleu, que también incluye para visitar su castillo.

Finalmente, en La Vila encontramos BICs en su centro urbano, con su casco antiguo y la iglesia-fortaleza de la Asunción, y en sus proximidades las 9 torres (romanas y medievales). Y recientes yacimientos arqueológicos romanos se sumarán en breve a la lista.

FUENTE:
R. López, Museo del Turismo (Vía Diario Información)
Foto: Diario Información

Leer más ...

Costa Blanca. Alicante

La Costa Blanca es la marca turística que identifica a la provincia de Alicante. Localizada en el sureste del territorio nacional, es la provincia sur de la Comunidad Valenciana, siendo un enclave estratégico y con una excelente comunicación con el resto de España y de Europa gracias a su aeropuerto internacional, y a una extensa red de carreteras, autovías y autopistas, además de conexiones en ferrocarril con las principales ciudades españolas.

Bajo el paraguas de la marca Costa Blanca se cobijan ciudades con siglos de historia, bellas localidades costeras que conservan la esencia de los pueblos mediterráneos, municipios de interior donde disfrutar de la tradición rural, o modernas metrópolis con todo tipo de servicios, desde Denia, pasando por Benidorm, y llegando hasta Pilar de la Horadada. Un territorio de más de 200 kilómetros de costa y con un rico paisaje interior, en el que se disfruta de un clima atractivo (la temperatura media de es de 18 grados).

Más allá de la Industria Turística, motor de muchas de las localidades que componen la Costa Blanca, ésta describe también un área económica muy dinámica en el sector industrial y comercial. El sector de la transformación agroalimentaria cuenta con característicos productos como son el vino, frutas y verduras, el helado artesano, el turrón de Alicante y Xixona o las especias, algunos de ellos reconocidos con la Denominación de Origen.

FUENTE:
R. López, Museo del Turismo.

Más Información:
Guía Turismo Costa Blanca

Leer más ...

Calpe, municipio turístico familiar

Calpe es una ciudad mediterránea ideal para familias. Su centro histórico, con calles peatonales, museos y plazas, así como una amplia oferta de parques infantiles y jardines, hace de esta población de la costa alicantina un lugar para disfrutar con los niños.

Las 14 playas y calas de Calpe, de arena fina y aguas cristalinas, tienen como escenario al imponente Peñón de Ifach, símbolo de la Costa Blanca y de la Comunidad Valenciana. El mar forma parte de la historia de Calpe, con su Lonja, donde podemos contemplar la subasta de pescado o degustar ricos platos marineros en los restaurantes de la localidad.

Un municipio turístico familiar que nos ofrece espacios de contrastes; donde las sierras del Morro de Toix y de Oltà se precipitan hacia el mar, con el Peñón como exponente de la abrupta orografía de esta comarca.

Una ciudad abierta a las familias, con un amplio programa de animación para todos, con cine, teatro, actividades y visitas guiadas, que hacen de este municipio un lugar amable y cálido donde podemos disfrutar todo el año de su oferta.

El presente cuaderno de eco rutas familiares nos ofrece seis sencillos paseos para caminar con nuestros hijos y amigos de montaña. Rutas para caminar con los niños de forma sencilla y segura, o para iniciar a los más pequeños, en carro o subidos a la mochila de sus padres: propuestas para divertirse en familia en esta ciudad mediterránea entre la mar y la montaña.

FUENTE:
R. López, Museo del Turismo.

Más Información:
Calpe, municipio turístico familiar

Leer más ...

Calpe (Alicante)

Calpe es una ciudad que con historia. Su privilegiada situación geográfica y su clima han hecho posible que numerosas civilizaciones se asentaran en la villa del Peñón desde tiempos remotos. Según algunos historiadores, los fenicios en su ruta por el Mediterráneo encontraron refugio en el Peñón de Ifach; los romanos se asentaron en los llamados “Baños de la Reina”, a orillas de la bahía de la villa del Peñón, y se dedicaron a la elaboración y comercio de salazones; y, tiempo después, llegaron los musulmanes para dedicarse a la pesca y a la agricultura.

En el siglo XIII Jaime I descubrió las virtudes de Ifach, sobre todo por considerarlo un lugar estratégico para la defensa del litoral, y hasta finales del siglo XVIII los numerosos ataques de piratas y corsarios hicieron que los calpinos vivieran azarosamente. Por todo ese pasado, Calpe ofrece al visitante un paseo por la historia, que enlaza lo nuevo con lo antiguo.Puede verse a través de sus monumentos y museos, como son la ermita de San Juan, el Museo Etnológico "Casa Cocó", los "Baños de la Reina", la "Villa de Ifach"... Un recorrido por su casco antiguo permite encontrar sus museos.

Fruto de su pasado bélico, pólvora y fuego van unidos a las fiestas locales. Las fiestas patronales y de Moros y Cristianos en honor al Santísimo Cristo del Sudor, son organizadas en octubre por la Asociación de Moros y Cristianos, con la colaboración de la Comisión de Fiestas, que unidas combinan los actos religiosas, populares e históricos con gran majestuosidad y devoción. La fiesta de Moros y Cristianos se celebra en Calpe desde el año 1977.

Por otra parte, Calpe se caracteriza por sus parajes naturales. Seña de la ciudad es el Peñón de Ifach: una montaña colosal, literalmente dentro del mar, declarado Parque Natural. A ella se suman calas, escarpadas montañas en el interior, el paraje natural de las salinas, etc.

FUENTE:
Ayuntamiento de Calpe (Turismo)

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

FUNDACIÓN FRAX

Datos de Contacto

Teléfono: (+34) 96 686 40 40
Fax: (+34) 96 686 42 42
Paseo de las estrellas 3,
Albir · L’Alfàs del Pi
(Alicante, España)
turismo@fundacionfrax.org